04 enero 2011

PRISA DE ENERO


Nació solo.

Creció sin percatarse que el tiempo caminaba tras él,

amó y sufrió en medio de una multitud de ciegos.

Escribió su poema gris del amor y la muerte,

acarició la gloria con furia apresurada.

Colgó su tierno corazón de la rama más alta,

y cuando creyó que ya había hecho todo,

abrió su puerta con angelical curiosidad,

dejándonos impávidos del otro lado,

mientras las estatuas de los parques

lloraban sobre los pájaros silenciados.

Así se marchó, sin despedirse de la tarde,

consciente del ruido de sus pasos que se pierde a lo lejos,

y dejándonos en la boca

el sabor amargo de sus últimos versos,

que caen como la lluvia sobre una calle desolada

en esta noche abominable… que nunca termina.

JCenteno/enero/2011



4 comentarios:

Melba Reyes A. dijo...


Así es.

Salud♥s

Melba Reyes A. dijo...


Disculpa, es un magnífico poema que estoy segura de saber quién lo inspiró. EXCELENTE.

Anónimo dijo...

Hi,

I begin on internet with a directory

Elena Pereyra dijo...

Me encanta! Saludos, Juan y un abrazo en este año que apenas arranca.