07 abril 2011

Fragmento de "José de la Cruz Mena, su vida y su obra" de Edgardo Buitrago




A la par de estos poetas de renombre que daban sus poemas al compositor para letra de sus canciones, figuraba una serie de poetas de menor cuantía, (versificadores mejor dicho) que también construían sus estrofas para ser cantadas, bien por simple complacencia de sus espíritus o bien para ofrecer la canción a alguien que pudiera recompensarla en beneficio del maestro y de ellos mismos. Entre tales señala el escritor don Gratus Halftermeyer a Ramón Reyes alias "El Cumbo" de quien relata una impresionante anécdota que reproducimos íntegramente a continuación:

"A la vivienda del compositor, - dice - llegaba a menudo un poeta bohemio, Ramón Reyes, conocido por el remoquete "El Cumbo". Era inválido de ambas piernas a consecuencia de un balazo y se hacía conducir montado en un escuálido jamelgo.El compositor y el poeta pasaban en alegre camaradería las horas tristes de sus vidas inválidas, cubriendo ficticiamente sus penas con el peplo de los nepentes que de antemano El Cumbo llevaba en una botella. El poeta escribía algún verso. Mena se encargaba de la música. Y de aquella miserable estancia, en un ambiente solitario, nacían las notas tristes de una hermosa canción que decía de dolor y de alma"

"Una noche, - continúa diciendo el señor Halftermeyer -, El Cumbo se quedó a dormir en casa del músico. Las libaciones habían sido extremas. En la madrugada ambos se despertaron. Tenían sed. Buscaron en los cacharos el agua apreciada y no hallaron ni una gota. El río murmuraba a treinta pasos de distancia; pero ¿cómo llegar a él? Mena era ciego, pero tenía buenas sus piernas. Reyes tenía vista, pero inútil sus muslos".

"Mena, -termina refiriendo el escritor- , díjole entonces: Móntate en mis hombros, a horcajadas, y guíame. Tus ojos serán mis ojos; mis piernas serán tus piernas. Y así bajaron al arroyo y calmaron su sed..."

(Biografía de José de la Cruz Mena. Gratus Halftermeyer, 1941, citada por el sabio Edgardo Buitrago)

1 comentario:

Melba Reyes A. dijo...


Intersante solución. Gracias por compartir.