20 junio 2012

El Sueño

Anoche estaba frente al televisor viendo Fringe.
En la pantalla me entretuvo la actuación del octogenario
Leonard Nimoy y sus dos universos. Mi esposa y mis hijos
ya dormían. El perro, echado en un rincón. De pronto sentí
un dolor en el pecho que fue aumentando.
Empecé a sudar. Me levanté y fui a la cocina a prepararme
un café fingiendo que no sentía nada. Mientras agitaba
el café en la taza, voltee a ver a la sala, y me vi
sentado en el sillón, inmóvil con las manos sobre el pecho.
Pensé que había muerto y que era mi espíritu o mi
alma quien estaba en la cocina mientras mi cuerpo seguía
rigido en la sala. Cerré los ojos para ver que pasaba.
Cuando los abrí de nuevo, estaba frente al televisor y al volver
la vista a la cocina me vi agitando el café. Volví a cerrarlos.
Al abrirlos otra vez, estaba frente al nuevo televisor RCA
viendo en blanco y negro La Dimensión desconocida.
Me había dormido por unos segundos en que soñé que
había estado en el futuro, tenía un televisor a colores,
una familia, un perro y me había dado un infarto.

Managua, 26 de Marzo de 1971.

6 comentarios:

Melba Reyes A. dijo...


Muy buena historia.

la MaLquEridA dijo...

Que susto!

Edmundo Torres Godoy dijo...

Parece ser que la fecha es parte de la historia y no una constancia del día en que fue escrita. De otra forma, el inicio del cuento y la fecha escrita al final representan una paradoja espacio-temporal.

Anónimo dijo...

Si la fecha es parte de la narrativa, entonces, dos veces excelente el texto. Observo un doble movimiento: escritura(Autor) -lectura (Lector); por un lado el recurso de la anacronía en el texto, es una acción que genera paracronía en la lectura del mismo. Me encanta esta narración. Está buenísima poetá, me gustaría contar con tu autorización para proponer que se publique en el 4° número de EL MERCADO, Revista Literaria./- José Luis Pereira.

Anónimo dijo...

Bonjour à tous! Je ne sais pas par où commencer, mais espérons que ce sera amorexia.blogspot.ru utile pour moi.

Jorge Ramiro dijo...

Como siempre he admirado a los escritores esta bueno disfrutar de la forma en que escriben y poder apreciar su trabajo. De esta manera esta bueno poder también a través de mis televisores philips poder vivir distintas clases de historias que suceden en los programas de television